Es necesario hacer una limpieza y desinfección de estos depósitos por lo menos cada seis meses, asegurarnos de colocar la suficiente cantidad de cloro, un cojín de lejía por cada dos metros cúbicos de agua” expresó Albinagorta.

668787 CISTERNA

 

Asimismo recomendó poner atención en la construcción y la protección de estos depósitos. “La construcción debe estar conforme a la reglamentación, por ejemplo, las cisternas se sitúan sobre una tapa elevada, protegidas de la luz solar, con tapa hermética, pero con suficiente ventilación” detalló el especialista.

Por ser un tema de salud pública, el Ministerio de Salud, emitió un decreto supremo en el 2001, que establece que la limpieza y desinfección de tanques, cisternas y piscinas debe realizarse por lo menos cada seis meses. De allí la importancia de hacer este tipo de mantenimiento para preservar nuestra salud.

Por falta de presión o restricción del servicio, muchas familias se ven obligadas a instalar cisternas y tanques elevados para almacenar agua a fin de tenerla disponible.

Pero hay que poner mucha atención, porque un deficiente mantenimiento de estos depósitos puede traer enfermedades, advierte el ingeniero Jorge Albinagorta, vicepresidente de la Asociación Peruana de Ingeniería Ambiental.

“El agua de cualquier planta de tratamiento, siempre va a arrastrar pequeñas partículas que con los años puede formar capas de sedimentación en tanques y cisternas” afirmó el especialista.

Precisó que estos sedimentos albergan microorganismos que contaminan el agua y que al ser consumidas por las personas, pueden producir problemas estomacales o gastrointestinales que debemos prevenir.

Conozca cómo limpiar y desinfectar tanques elevados

Cerrar la llave de paso general del agua.
Vaciar el tanque dejando una cierta cantidad de agua que permita lavar con una escobilla el fondo, paredes y tapa o techo.
Luego del lavado, vaciarlo completamente y enjuagar una o más veces, asegurando la eliminación de todo residuo visible.
Ingresar agua en el tanque hasta 20-30 cm de altura y agregar una solución de cloro.
Lavar bien todas las paredes del tanque hasta su borde superior, dejando actuar el agua con cloro por lo menos tres horas.
Eliminar el agua clorada, luego agregar 30 cm de agua y dejar escurrir por 5 minutos abriendo los caños.
Finalmente puede llenarse el tanque para ponerlo en servicio.